POESÍA CHINA:DE TAO YUAN-MING A PO CHI-I

_8

 

 

23725_1

Vivió (372-427 d. de c.) en el difícil período que precedió a la fundación de la dinastía T’ang. Durante un tiempo ocupó un cargo oficial, pero renunció a los ochenta y tres días porque, según sus palabras, “no puedo doblar las bisagras de mi espalda para hacerle reverencias a un funcionario corrupto”. Así, volvió al campo con su familia para vivir la vida de un “caballero campesino”, trabajando la tierra y escribiendo poesía. Solía decir que “el mayor placer de la vida es hacer bromas con los niños”. Tenía un amor especial por los crisantemos y, al día de hoy, es difícil para un chino pensar en crisantemos sin pensar en Tao Yuan-ming. Se lo suele llamar “el poeta de la casa y el jardín”, y hay una historia idílica que narra cómo él trabajaba en la parte de adelante del campo y su esposa en la parte de atrás. Profundo bebedor, le dedicó varias poesías al vino. Su cuento “La Fuente del Duraznero” quedó definitivamente incorporado como leyenda en la cultura china.

FUENTE: http://zonaliteratura.com

Bai Juyi by Chen Hongshou 

BORRACHO Y SOBRIO

Un huésped reside en mí,
nuestros intereses no son completamente los mismos.
Uno de nosotros está borracho,
el otro está siempre despierto.
Despierto y sobrio
nos reímos el uno del otro,
y no comprendemos el mundo del otro.
Propiedades y convenciones,
qué tontería seguirlas muy seriamente.
Sé orgulloso, no estés involucrado,
entonces te acercarás a la sabiduría.
Escucha tú, viejo borracho,
cuando el día muere,
enciende una vela.

chinese poetry 1

CANCIONES DE CRISANTEMOS
(para cantar bebiendo)

Construir una casa en el mundo de los hombres
y no oír el ruido del caballo y el carruaje,
¿cómo se puede lograr esto?
Cuando la mente está desapegada, el lugar es tranquilo.
Junto crisantemos bajo el seto del Este
y miro silenciosamente las montañas del Sur.
El aire de la montaña es hermoso al crepúsculo,
y los pájaros en bandadas vuelven juntos a sus hogares.
En todas estas cosas hay un significado verdadero,
pero cuando quiero expresarlo, quedo perdido sin palabras.

MUDANZA DE CASA

Hubo un tiempo en el que quería vivir en una villa del Sur,
pero no porque me guiaran los augurios.
Había escuchado que muchos hombres simples vivían allí,
con ellos estaría contento de pasar mis mañanas y noches.
Durante muchos años este fue mi deseo,
y hoy voy a realizar mi tarea.
Una cabaña tan pobre no necesita ser espaciosa,
todo lo que quiero es una cama y un colchón.
Con frecuencia mis vecinos vendrán a verme,
discutiremos vociferando acerca de los
tiempos de la antigüedad,
disfrutaremos leyendo juntos escritos raros,
y aclararemos todas las interpretaciones dudosas.

ilustracion1

VIVIENDO EN EL CAMPO

Al pie de la montaña del Sur cosecho porotos,
los yuyos enredan, los brotes de porotos son débiles.
Me levanto temprano y zapo en el descampado,
bajo la luz de la luna retorno con la azada al hombro.
El sendero entre los surcos es tan estrecho, los pastos tan altos,
que mis ropas se humedecen con rocío.
¿Por qué debería preocuparme porque mis ropas estén mojadas?
Sólo espero poder ser un ermitaño.

WANG WEI

Wang WeiWang (699-759 d. de c.) fue uno de los artistas más dotados de la época T’ang. Poeta, pintor, calígrafo y músico altamente distinguido. En pintura fue uno de los creadores del estilo llamado “Poh-muo hua” o sea “tinta salpicada”, que se transformó en el favorito de los adeptos tanto Ch’an Ven como taoístas. Se graduó como Chin-shih en el año 721, a los 19 años, y el emperador Hsüan-tsung lo nombró secretario de Estado. Arruinó su carrera al participar de la Rebelión de An Lu-shan, lo que le valió un corto tiempo en prisión. Fue un adepto del budismo Ch’an, y tanto su poesía como su pintura revelan el alto desarrollo de su visión interior. Pasó su vejez escribiendo poesía y pintando en compañía de sus amigos en su villa situada en Wang Ch’uan, a los pies del Monte Chung-nan. Su Tung-po decía de él que era capaz de evocar todo un paisaje en una sola línea de cinco caracteres.

pintura china 3

POEMA

Últimamente comprendí el significado de la tranquilidad,
día tras día me mantuve apartado de la multitud.
Limpié mi cabaña y la preparé para la visita de un monje,
que llegó a visitarme desde las montañas lejanas.
Vino bajando desde los picos ocultos por las nubes,
para verme en mi casa de techo de paja.
Sentados en el pasto compartimos la resina del pino,
quemando incienso leímos los sutras del Tao.
Al terminar el día encendimos nuestra lámpara,
las campanas del templo anuncian el
comienzo de la noche.
Repentinamente advertí que la
tranquilidad es realmente Felicidad,
y sentí que mi vida tiene abundante ocio.

EL PARQUE DE LOS CIERVOS

En la montaña vacía no se ve un hombre,
Sólo se oye el eco de voces humanas.
Vuelven las sombras, entran profundo en el bosque,
Otra vez brilla el sol, sobre los líquenes verdes.

EL BOSQUE DE BAMBÚ

Sentado solo, en el bosque de bambú,
toco el laúd, silbo largo tiempo.
Al bosque profundo la gente no lo conoce,
la luna brillante viene y acerca su claridad.

EL TORRENTE DEL CANTO DE PÁJAROS

El hombre reposa, las flores de acacia caen.
La noche es tranquila, la montaña de primavera vacía.
La luna sale, sorprende a los pájaros de la montaña.
Entonces cantan, dentro del torrente de primavera.

MAÑANA

La flor de durazno está más roja por la lluvia de anoche,
Los sauces están más verdes en la niebla de la mañana.
Los pétalos que caen aún no fueron barridos por los sirvientes,
Los pájaros cantan, el huésped de la montaña aún duerme.

LI PO

Li Po

Li Po (701-762? d. de c.) es una de las figuras más excepcionales de la historia de la literatura china, por su carácter, su estilo de vida, su espíritu libre y su genio poético. Cuando el poeta Chin-chang lo conoció, lo llamó “un inmortal exiliado en la tierra”. Nativo de Szechwan, a los veintisiete años dejó su provincia natal, y viajó por el país. Estudió y entrenó con varios maestros taoístas, y llegó a ser un gran adepto, así como un gran maestro en el arte de la espada, y viajó por China como caballero errante. Una vez fue condenado a muerte y estuvo tres veces bajo arresto. Se casó con una joven de una prominente familia, lo que lo retuvo a las orillas del lago Tung Tin durante un tiempo. En 742 fue llevado a la corte, y allí gozó de gran privilegio. Sin embargo, la envidia de sus adversarios hizo que lograran desacreditarlo implicándolo en la rebelión de An Lu-shan, y consiguieron que se lo desterrara pero la sentencia se abolió antes de que llegara a destino. Fue un gran bebedor, y se jactaba de “comer como un tigre, y beber trescientas copas en una sentada”. Si bien la leyenda dice que murió en una noche de borrachera tratando de abrazar la luna en el río Yangtze, la fecha de su muerte es incierta.

AMARRE NOCTURNO

Una cala en el río del Oeste.
El cielo azul aún. Ni el jirón de una nube.
La cubierta inundada por la luna.
Los tiempos de antes: Hsieh, gran general.
Yo le hubiera leído este poema.
Otros leyó, no míos. Hoy es sombra entre sombras.
Filo de luz: el alba. Leve viento: zarpamos.
Silenciosas caín las hojas de los arces.

BEBIENDO SOLO A LA LUZ DE LA LUNA

Si el Cielo no tuviera amor por el vino,
no habría una Estrella del Vino en el cielo.
Si la Tierra no tuviera amor por el vino,
no habría una ciudad llamada Fuentes de Vino.
Como el Cielo y la Tierra aman el vino,
puedo amar el vino sin avergonzar al Cielo.
Dicen que el vino claro es un santo,
el vino espeso sigue el camino (Tao) del sabio.
He bebido profundamente de santo y de sabio,
¿qué necesidad entonces de estudiar los espíritus y los inmortales?
Con tres copas penetro el Gran Tao,
tomo todo un jarro, y el mundo y yo somos uno.
Tales cosas como las que he soñado en vino,
nunca les serán contadas a los sobrios.

CANCIÓN PARA NAVEGAR

Un barco de sándalo y remos de magnolia,
en ambas puntas se sientan “flautas de jade y pífanos de oro”.
Bellas cantantes, incontables cascos de vino dulce,
oh, déjenme seguir las olas, dondequiera que me lleven.
Soy como el inmortal que se fue montado en la grulla amarilla,
sin meta vagabundeo siguiendo a las gaviotas blancas.
Las canciones de Chu-ping aún brillan como el sol y la luna.
De los palacios y torres de los reyes de Ch’u no quedan rastros en las montañas.
Con un solo golpe de mi pincel sacudo las cinco montañas,
El poema terminado, río, mi deleite es más vasto que el océano.
Si la fama y las riquezas pudieran durar para siempre,
El río Han fluiría hacia el Noroeste volviendo a su fuente.

TU FU

Vainamoinen

También conocido como Du Fu (712-770 d. de c.) fue un destacado poeta durante la época de la dinastía Tang. Contemporáneo y amigo de Li Po, su poesía tuvo, sin embargo, un carácter más político y social que la de aquél. Aunque suspendió los exámenes imperiales en una ocasión, llegó a convertirse en funcionario del Estado, trabajando en la corte del emperador Tang Suzong. Su vida pasó por muchas vicisitudes, la principal de las cuales sería la rebelión de An Lushan, que desestabilizó todo el país y obligó a Tu Fu a abandonar, junto a la corte Tang, la capital Chang’an. Pasaría el resto de su vida en condiciones muy precarias. Debido a la originalidad de su obra, no logró un gran reconocimiento en vida. Sin embargo, su prestigio y fama no cesarían de crecer tras su muerte, llegando a convertirse en unos de los más grandes escritores de la historia china, cuya influencia se ha dejado sentir en generaciones posteriores de poetas tanto en China como en Japón.

EL LABERINTO OCTOGONAL

Roto el Imperio en tres, alto y valioso tu servicio.
Tu Laberinto Octogonal, éxito celebrado,
sus piedras, a la corriente del Yangtze resistentes.
Pero tu fracaso en conquistar Wu, penosa herencia.

LUNA

Allí, en el cielo, avanza el otoño,
y el semblante de la luna nos parece más claro;
el Sapo no se ahoga aunque baje hasta el fondo del río
de las estrellas y la liebre vive vida eterna
mordisqueando sus hierbas hechizadas.
Mi fiel corazón se llena de amargura
y un resplandor de claridad nueva se añade
a mis cabellos blancos.
Sé que en este momento escudos y lanzas
atestan la tierra. ¡Oh, deja de brillar
sobre las hordas que acampan al occidente!

LA ASCENSIÓN

En el vendaval, bajo el alto cielo, los simios aúllan su tristeza;
Sobre el islote límpido de arenas claras, un pájaro con su vuelo traza un círculo.
Muy lejos, los árboles dejan caer sus hojas que silban al viento;
El Gran Río, sin tregua, arrastra hasta mí sus olas.
A mil estadios de los míos, me inclino a sollozar sobre el otoño, y el exilio me parece eterno;
Toda mi vida he padecido enfermedades; apenas ahora subo a esta terraza.
Tengo más pesares y tormentos que cabellos sobre mis encanecidas sienes;
Humillado, bueno para nada, he renunciado a las copas de vino turbio.

CUANDO ERA OSCURO

Cuando era oscuro, llegué a la aldea de Shih-hao,
Tarde en la noche llegó un oficial a reclutar hombres.
El viejo de la casa se trepó a la pared y huyó, la vieja abrió la puerta.
¡Cómo explotaba en furia el oficial enojado!
¡Qué amargamente lloraba la mujer!
Escuché lo que la mujer decía:
“Tenía tres hijos para la defensa de la ciudad de Yeh.
Sólo uno de los tres me envió una carta,
A los otros dos chicos los mataron en batalla.
El único que queda puede no vivir mucho,
Los muertos se van para siempre.
No hay más hombres en la casa,
Excepto mi nieto que todavía toma el pecho.
Es por él que su madre se queda con nosotros,
Sin embargo, no tiene una pollera entera para salir.
Aunque soy vieja y no tengo fuerzas,
Déjeme ir con usted, oficial.
Para responder a un llamado urgente de Ho-Yang,
Por lo menos puedo cocinar para los soldados”.
Más tarde la conversación se detuvo,
Lo que oí fue algo como llanto.
Al amanecer salí para proseguir mi viaje,
Sólo pude decirle “Adiós” al viejo.

PO CHU-I

Po Chu-I

 

Nativo de Xia-kuei (772-846 d. de c.), en Shen-xi. Después de obtener el grado de Chinshih disfrutó de una larga carrera oficial, interrumpida intermitentemente por períodos de desgracia. Fue gobernador de Hang-chow y de Su-chow (831-833). En sus últimos años tuvo un puesto importante en Lo-yang. Compuso los dos poemas largos más famosos de la época T’ang: Balada de la Pipa y la Canción del Dolor Sin Fin. Su poesía era tan famosa que una vez una joven cortesana requerida por un oficial, le dijo a este: “No soy una joven cualquiera, puedo recitar de memoria La Canción del Dolor Sin Fin del maestro Po”; después de lo cual puso su precio. Se dice que Po Chu-I leía sus composiciones a las lavanderas en el río, y sólo las consideraba buenas si estas las comprendían.

DESPIDIENDO A HSIA CHAN EN EL RÍO

Porque usted es viejo y parte, he mojado mi pañuelo,
usted que no tiene hogar a los setenta, pertenece al descampado.
Ansiosamente miro el viento que se levanta cuando el barco parte navegando,
un hombre de cabeza blanca entre olas de cabezas blancas.

MIRANDO EN EL LAGO

Miro y miro mi sombra en el lago,
no veo un rostro blanco, sólo cabello blanco.
He perdido mi juventud, y nunca la encontraré otra vez,
¡inútil agitar las aguas del lago!

POEMA FRENTE AL VINO

¿Por qué pelear arriba de los cuernos de un caracol?
Este cuerpo dura lo que una chispa al chocar dos piedras.
Debe continuar la alegría sin que importen riqueza o pobreza,
es tonta la gente que no abre su boca para reír.

UNA SUGERENCIA A MI AMIGO LIU

Hay un brillo verde en una botella antigua,
hay un agitarse rojo en la estufa tranquila.
Hay un sentimiento de frío en la nieve afuera,
¿qué tal un poco de vino adentro?

haikus-L-1

 

 

RELATED ARTICLES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s