HERMANN HESSE

HERMANN HESSE

Hermann Hesse, photographed this year
Hermann Hesse, photographed this year (Photo credit: Wikipedia)

Hermann Hesse, photographed this year (Photo credit: Wikipedia)

Hermann Karl Hesse (pronunciado /ˈhɛɐman ˈhɛsə/) (CalwBaden-Wurtemberg,Alemania2 de julio de 1877 – MontagnolaCantón del TesinoSuiza9 de agosto de1962), fue un escritorpoetanovelista y pintor suizo de origen alemán.

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1946, como reconocimiento a su trayectorialiteraria.

Sunset on the CuandoSunset on the Cuando (Photo credit: mp3ief)

Vida

Lugar de nacimiento de Hesse, en Calw(1877).

Hermann Karl Hesse nació en Calw, localidad ubicada en Baden-Wurtemberg, donde transcurrieron los tres primeros años de su vida (hasta 1880) y tres años de colegio (1886 a 1889). Descendiente de misioneros cristianos, la familia tuvo desde 1873 una editorial de textos misioneros dirigida por el abuelo materno de Hesse, Hermann Gundert. Fue hijo de Marie Gundert nacida en Basilea, (Suiza), en 1842 y de Johannes Hesse, nacido en 1847, hijo de un médico originario de Estonia. Tuvo cinco hermanos de los que dos murieron prematuramente.

English: Hermann's Hesse's memorial on the Nic...
English: Hermann’s Hesse’s memorial on the Nicholas Bridge in Calw, administrative district Calw, Baden-Wurttemberg, Germany Deutsch: Hermann-Hesse-Denkmal auf der Nikolausbrücke in Calw, Landkreis Calw, Baden-Württemberg, Deutschland Français : Monument de Hermann Hesse sur le pont de Nicolas dans Calw, district Calw, le Baden-Wurtemberg, l’Allemagne Español: Monumento de Hermann Hesse en Nikolausbrücke en Calw, distrito Calw, el Baden-Wurtemberg, Alemania (Photo credit: Wikipedia)

English: Hermann’s Hesse’s memorial on the Nicholas Bridge in Calw, administrative district Calw, Baden-Wurttemberg, Germany Deutsch: Hermann-Hesse-Denkmal auf der Nikolausbrücke in Calw, Landkreis Calw, Baden-Württemberg, Deutschland Français : Monument de Hermann Hesse sur le pont de Nicolas dans Calw, district Calw, le Baden-Wurtemberg, l’Allemagne Español: Monumento de Hermann Hesse en Nikolausbrücke en Calw, distrito Calw, el Baden-Wurtemberg, Alemania (Photo credit: Wikipedia)

Durante sus primeros años, su mundo estuvo impregnado por el espíritu delpietismo suabo. En 1881, la familia se instala en Basilea, volviendo a los cinco años a Calw. Terminados sus estudios latinos con éxito en Göppingen, Hesse ingresa en 1891 en el seminario evangélico de Maulbronn, del que se escapó en marzo de 1892 a causa de la rigidez educativa que le impedía, entre otras cosas, estudiar poesía –seré poeta o nada-, dice en su autobiografía. En Bajo las ruedas hará una descripción del sistema educativo.

alemania_2005_013alemania_2005_013 (Photo credit: Carlos el hormigo)

Continuos y violentos conflictos con sus padres lo llevan a una odisea a través de diferentes instituciones y escuelas. Entra en una fase depresiva e insinúa, en carta de marzo de 1892, ideas suicidasquisiera partir como el sol en el ocaso, y en mayo, hace una tentativa de suicidio, por lo que lo ingresan en el manicomio de Stetten im Remstal, y más tarde en una institución para niños en Basilea. En 1892 entró en el instituto deBad Cannstatt, en Stuttgart y en 1893, a pesar de obtener el diploma de ingreso de primer año dejó los estudios.

FUENTE: http://es.wikipedia.org

English:
English: “Hermann-Hesse-Museum” in Calw, administrative district Calw, Baden-Wurttemberg, Germany Deutsch: Hermann-Hesse-Museum in Calw, Landkreis Calw, Baden-Württemberg, Deutschland Français : Musée de Hermann Hesse dans Calw, district Calw, le Baden-Wurtemberg, l’Allemagne Español: Museo de Hermann Hesse en Calw, distrito Calw, el Baden-Wurtemberg, Alemania DEBaden-Württemberg75365 (Photo credit: Wikipedia)

English: “Hermann-Hesse-Museum” in Calw, administrative district Calw, Baden-Wurttemberg, Germany Deutsch: Hermann-Hesse-Museum in Calw, Landkreis Calw, Baden-Württemberg, Deutschland Français : Musée de Hermann Hesse dans Calw, district Calw, le Baden-Wurtemberg, l’Allemagne Español: Museo de Hermann Hesse en Calw, distrito Calw, el Baden-Wurtemberg, Alemania DEBaden-Württemberg75365 (Photo credit: Wikipedia)

ALGUNOS POEMAS DE HERMANN HESSE

FUENTE: http://grandespoetasfamosos.blogspot.com.es

 

Anochecer en la aldea

Entra el pastor con sus ovejas
Por callejuelas silenciosas,
Dormir desean las casuchas
Y cabecean en la sombra.
Entre los muros donde estoy
Me siento solo y extranjero,
Mi corazón apura el cáliz
De mi dolor con pesadumbre.

Donde el camino me llevó
Siempre una lumbre daba abrigo,
Pero yo nunca conocí
Qué son una patria y un hogar.

ComoComo (Photo credit: Axel V)

De noche (fragmento)

De noche lentamente andan por el campo las parejas, las mujeres sueltan su pelo, cuenta su dinero el comerciante, los ciudadanos leen con temor las novedades en el diario de la tarde, niños con los pequeños puños cerrados honda y suficientemente duermen. Cada uno hace lo único verdadero, sigue una misión sublime, lactante, ciudadano, parejas: ¿y yo, en cambio, yo no? ¡Sí! También mis nocturnos actos cuyo esclavo soy, no pueden escapar al espíritu del mundo, ellos también tienen sentido. Y voy así, de un lado para otro, bailo íntimamente, susurro tontas canciones callejeras, a Dios alabo y a mí mismo, bebo vino y fantaseo, como si fuera un bajá, siento en los riñones unas molestias, sonrío, bebo más, a mi corazón digo sí (mañana es imposible), tramo a partir de pasados dolores un poema, como jugando, veo rodar la luna y las estrellas, intuyo su sentido, siento como si viajara con ellas, no importa a dónde.

Hesse, Untitlted
Hesse, Untitlted (Photo credit: profzucker)

Hesse, Untitlted (Photo credit: profzucker)

Demian (fragmento)

Y me contó la historia de un muchacho enamorado de una estrella. Adoraba a su estrella junto al mar, tendía sus brazos hacia ella, soñaba con ella y le dirigía todos sus pensamientos. Pero sabía, o creía saber, que una estrella no podría ser abrazada por un ser humano. Creía que su destino era amar a una estrella sin esperanza; y sobre esta idea construyó todo un poema vital de renuncia y de sufrimiento silencioso y fiel que habría de purificarle y perfeccionarle. Todos sus sueños se concentraban en la estrella. Una noche estaba de nuevo junto al mar, sobre un acantilado, contemplando la estrella y ardiendo de amor hacia ella. En el momento de mayor pasión dio unos pasos hacia adelante y se lanzó al vacío, a su encuentro. Pero en el instante de tirarse pensó que era imposible y cayó a la playa destrozado. No había sabido amar. Si en el momento de lanzarse hubiera tenido la fuerza de creer firmemente en la realización de su amor, hubiese volado hacia arriba a reunirse con su estrella.

(…)

Las cosas que vemos son las mismas cosas que llevamos en nosotros. No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque creen que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino que elige la mayoría.

Escudo Gobernador CaraquezEscudo Gobernador Caraquez (Photo credit: Wikipedia)

Días del destino (fragmento)

Cuando los tristes días amanecen y fríamente hostil nos mira el mundo, retraída se encuentra tu confianza y totalmente sobre ti descansa. Mas, relegado solamente a ti y por viejas las alegrías lejos, vas divisando nuevos paraísos que a tu creencia se dirigen todos. Como aquello más propio reconoces lo que ayer te pareció hostil y extraño, y con un nuevo nombre denominas tu destino, que libremente aceptas. Y lo que amenazaba sofocarte espíritu respira y es amigo, es para ti un guía, un mensajero que lo más alto enseña y te señala.

Hermann Hesse
Hermann Hesse (Photo credit: Wikipedia)

Hermann Hesse (Photo credit: Wikipedia)

Enseñanza

Algo más, algo menos, mi querido muchacho,
Las voces de los hombres son todas un engaño;
Sólo somos honestos cuando niños,
Y ya después en el sepulcro.

Yacemos luego junto a los que nos precedieron,
Sabios al fin y llenos de fría claridad,
Y, con huesos blancos, crujir hacemos la verdad,
Y alguno mentiría, otros preferirían una vez más vivir.

English: Tomb of Hermann Hesse
English: Tomb of Hermann Hesse (Photo credit: Wikipedia)

English: Tomb of Hermann Hesse (Photo credit: Wikipedia)

Esbozos

El viento del otoño crepita frío entre los juncos secos,
Envejecidos por el anochecer;
Aleteando, las cornejas vuelan desde el sauce, tierra adentro.

Un viejo solitario se detiene un instante en una orilla,
Siente el viento en sus cabellos, la noche y la nieve que se acercan,
Desde la orilla en sombras mira la luz enfrente
Donde entre nubes y lago la línea de la costa más lejana
Todavía refulge en la cálida luz:
Áureo más allá, dichoso como el sueño y la poesía.

La mirada sostiene con firmeza en la fulgurante imagen,
Piensa en la patria, recuerda sus buenos años,
Ve palidecer el oro, lo ve extinguirse,
Se vuelve y, lentamente, se dirige
Tierra adentro desde aquel sauce.

Look of the Nikolausbrücke over the river Nago...Look of the Nikolausbrücke over the river Nagold in the direction of north in Calw, administrative district Calw, Baden-Wurttemberg, Germany (Photo credit: Wikipedia)

Hoja marchitada (fragmento)

Cada flor tiende a ser fruto, cada mañana tiende a convertirse en noche, nada hay eterno en esta tierra, excepto el cambio o la huida. También el verano más hermoso quiere sentir alguna vez el otoño y lo marchito. Permanece, hoja, quieta y con paciencia, si intenta el rapto alguna vez el viento. Juega tu juego sin nunca defenderte, deja que tranquilamente ocurra, y por el viento que te arranca déjate soplar hacia tu casa.

Relief am Brunnen auf dem HesseplatzRelief am Brunnen auf dem Hesseplatz (Photo credit: Wikipedia)

Huida de la juventud

El estío, cansado, inclina la cabeza
Para verse surgir, amarillo, del lago.
Hago mi camino cansado y polvoriento
Por las alamedas en penumbra.
El viento titubea y corre entre los álamos.
A mis espaldas, el cielo empieza a enrojecer.
Delante de mí tengo el miedo de la noche.
Y crepúsculo. Y muerte.

Hago mi camino cansado y polvoriento,
Y detenida y dudosa queda tras de mí
La juventud, que baja su hermosa cabeza
Y se niega a acompañarme.

English: Hermann Hesse House
English: Hermann Hesse House (Photo credit: Wikipedia)

English: Hermann Hesse House (Photo credit: Wikipedia)

RELATED ARTICLES

GUSTAVO ADOLFO DOMÍNGUEZ BASTIDA-GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

200px-Casa_Becquer_001

La casa de Sevilla donde vivió Becquer

Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida (Sevilla17 de febrero de 1836 –Madrid22 de diciembre de 1870), más conocido como Gustavo Adolfo Bécquerfue un poeta y narrador español, perteneciente al movimiento del Romanticismo, aunque escribió en una etapa literaria perteneciente al Realismo. Por ser un romántico tardío, ha sido asociado igualmente con el movimiento posromántico. Aunque, mientras vivió, fue moderadamente conocido, sólo comenzó a ganar verdadero prestigio cuando, tras su muerte, fueron publicadas muchas de sus obras.

FUENTE: http://es.wikipedia.org

Sus más conocidos trabajos son sus Rimas y Leyendas. Los poemas e historias incluidos en esta colección son esenciales para el estudio de la Literatura hispana, siendo ampliamente reconocidos por su influencia posterior.

200px-Portrait_of_Gustavo_Adolfo_Bécquer,_by_his_brother_Valeriano_(1862)

Nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836, hijo del pintor José Domínguez Insausti, que firmaba sus cuadros con el apellido de sus antepasados como José Domínguez Bécquer. Su madre fue Joaquina Bastida Vargas. Por el lado paterno descendía de una noble familia de comerciantes de origen flamenco, los Becker o Bécquer, establecida en la capital andaluza en el siglo XVI; de su prestigio da testimonio el hecho de que poseyeran capilla y sepultura en la catedral misma desde 1622. Tanto Gustavo Adolfo como su hermano, el pintor Valeriano Bécquer, también adoptaron Bécquer como primer apellido en la firma de sus obras.

Fue bautizado en la parroquia de San Lorenzo Mártir. Sus antepasados directos, empezando por su mismo padre, José Domínguez Bécquer, fueron pintores de costumbres andaluzas, y tanto Gustavo Adolfo como su hermano Valeriano estuvieron muy dotados para el dibujo. Valeriano, de hecho, se inclinó por la pintura. Sin embargo el padre murió el 26 de enero de1841, cuando contaba el poeta cinco años y esa vocación pictórica perdió el principal de sus apoyos. En 1846, con diez años, Gustavo Adolfo ingresó en el Colegio de San Telmo de Sevilla (institución mixta que acogía también huérfanos de cierto nivel)1 2 , donde recibe clases de un discípulo del gran poeta Alberto ListaFrancisco Rodríguez Zapata, y conoce a su gran amigo y compañero de desvelos literarios Narciso Campillo. Al año siguiente, el 27 de febrero de 1847, los hermanos Bécquer quedaron huérfanos también de madre, y fueron adoptados entonces por su tía materna, María Bastida y Juan de Vargas, que se hizo cargo de sus siete sobrinos, aunque Valeriano y Gustavo se adoptaron desde entonces cada uno al otro y de hecho más tarde emprendieron muchos trabajos y viajes juntos.

Sevilla 022011
Sevilla 022011 (Photo credit: jefseghers)

Sevilla 022011 (Photo credit: jefseghers)

Rima 11 (I). Yo sé un himno gigante y extraño

Yo sé un himno gigante y extraño
Que anuncia en la noche del alma una aurora,
Y estas páginas son de ese himno
Cadencias que el aire dilata en las sombras.

Yo quisiera escribirle, del hombre
Domando el rebelde, mezquino idioma,
Con palabras que fuesen a un tiempo
Suspiros y risas, colores y notas.

Pero vano es luchar, que no hay cifra
Capaz de encerrarle y apenas, ¡oh hermosa!
Si, teniendo en mis manos las tuyas,
Pudiera, al oído, cantártelo a solas.
Rima 15 (II). Saeta que voladora

Saeta que voladora
Cruza, arrojada al azar,
Y que no se sabe dónde
Temblando se clavará;

Hoja que del árbol seca
Arrebata el vendaval,
Sin que nadie acierte el surco
Donde al polvo volverá;

Gigante ola que el viento
Riza y empuja en el mar,
Y rueda y pasa, y se ignora
Qué playa buscando va;

Luz que en cercos temblorosos
Brilla, próxima a expirar,
Y que no se sabe de ellos
Cuál el último será;

Eso soy yo, que al acaso
Cruzo el mundo sin pensar
De dónde vengo ni a dónde
Mis pasos me llevarán.
Rima 42 (III). Sacudimiento extraño

Sacudimiento extraño
Que agita las ideas,
Como huracán que empuja
Las olas en tropel.

Murmullo que en el alma
Se eleva y va creciendo
Como volcán que sordo
Anuncia que va a arder.

Deformes siluetas
De seres imposibles;
Paisajes que aparecen
Como al través de un tul.

Colores que fundiéndose
Remedan en el aire
Los átomos del iris
Que nadan en la luz.

Ideas sin palabras,
Palabras sin sentido;
Cadencias que no tienen
Ni ritmo ni compás.

Memorias y deseos
De cosas que no existen;
Accesos de alegría,
Impulsos de llorar.

Actividad nerviosa
Que no halla en qué emplearse;
Sin riendas que le guíen,
Caballo volador.

Locura que el espíritu
Exalta y desfallece,
Embriaguez divina
Del genio creador…
Tal es la inspiración.

Gigante voz que el caos
Ordena en el cerebro
Y entre las sombras hace
La luz aparecer.

Brillante rienda de oro
Que poderosa enfrena
De la exaltada mente
El volador corcel.

Hilo de luz que en haces
Los pensamientos ata;
Sol que las nubes rompe
Y toca en el zenit.

Inteligente mano
Que en un collar de perlas
Consigue las indóciles
Palabras reunir.

Armonioso ritmo
Que con cadencia y número
Las fugitivas notas
Encierra en el compás.

Cincel que el bloque muerde
La estatua modelando,
Y la belleza plástica
Añade a la ideal.

Atmósfera en que giran
Con orden las ideas,
Cual átomos que agrupa
Recóndita atracción.

Raudal en cuyas ondas
Su sed la fiebre apaga,
Oasis que al espíritu
Devuelve su vigor…
Tal es nuestra razón.

Con ambas siempre en lucha
Y de ambas vencedor,
Tan sólo al genio es dado
A un yugo atar las dos.
Rima 39 (IV). No digáis que, agotado su tesoro

No digáis que, agotado su tesoro,
De asuntos falta, enmudeció la lira;
Podrá no haber poetas, pero siempre
Habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
Palpiten encendidas,
Mientras el sol las desgarradas nubes
De fuego y oro vista,
Mientras el aire en su regazo lleve
Perfumes y armonías,
Mientras haya en el mundo primavera,
¡Habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
Las fuentes de la vida,
Y en el mar o en el cielo haya un abismo
Que al cálculo resista,
Mientras la humanidad siempre avanzando
No sepa a dó camina,
Mientras haya un misterio para el hombre,
¡Habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,
Sin que los labios rían;
Mientras se llore sin que el llanto acuda
A nublar la pupila;
Mientras el corazón y la cabeza
Batallando prosigan,
Mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡Habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
Los ojos que los miran,
Mientras responda el labio suspirando
Al labio que suspira,
Mientras sentirse puedan en un beso
Dos almas confundidas,
Mientras exista una mujer hermosa,
¡Habrá poesía!
Rima 62 (V). Espíritu sin nombre

Espíritu sin nombre,
Indefinible esencia,
Yo vivo con la vida
Sin formas de la idea.

Yo nado en el vacío,
Del sol tiemblo en la hoguera,
Palpito entre las sombras
Y floto con las nieblas.

Yo soy el fleco de oro
De la lejana estrella,
Yo soy de la alta luna
La luz tibia y serena.

Yo soy la ardiente nube
Que en el ocaso ondea,
Yo soy del astro errante
La luminosa estela.

Yo soy nieve en las cumbres,
Soy fuego en las arenas,
Azul onda en los mares
Y espuma en las riberas.

En el laúd, soy nota,
Perfume en la violeta,
Fugaz llama en las tumbas
Y en las ruinas yedra.

Yo atrueno en el torrente
Y silbo en la centella,
Y ciego en el relámpago
Y rujo en la tormenta.

Yo río en los alcores,
Susurro en la alta yerba,
Suspiro en la onda pura
Y lloro en la hoja seca.

Yo ondulo con los átomos
Del humo que se eleva
Y al cielo lento sube
En espiral inmensa.

Yo, en los dorados hilos
Que los insectos cuelgan
Me mezco entre los árboles
En la ardorosa siesta.

Yo corro tras las ninfas
Que, en la corriente fresca
Del cristalino arroyo,
Desnudas juguetean.

Yo, en bosques de corales
Que alfombran blancas perlas,
Persigo en el océano
Las náyades ligeras.

Yo, en las cavernas cóncavas
Do el sol nunca penetra,
Mezclándome a los gnomos,
Contemplo sus riquezas.

Yo busco de los siglos
Las ya borradas huellas,
Y sé de esos imperios
De que ni el nombre queda.

Yo sigo en raudo vértigo
Los mundos que voltean,
Yy mi pupila abarca
La creación entera.

Yo sé de esas regiones
A do un rumor no llega,
Y donde informes astros
De vida un soplo esperan.

Yo soy sobre el abismo
El puente que atraviesa,
Yo soy la ignota escala
Que el cielo une a la tierra,

Yo soy el invisible
Anillo que sujeta
El mundo de la forma
Al mundo de la idea.

Yo, en fin, soy ese espíritu,
Desconocida esencia,
Perfume misterioso
De que es vaso el poeta.
Rima 57 (VI). Como la brisa que la sangre orea

Como la brisa que la sangre orea
Sobre el oscuro campo de batalla,
Cargada de perfumes y armonías
En el silencio de la noche vaga,

Símbolo del dolor y la ternura,
Del bardo inglés en el horrible drama,
La dulce Ofelia, la razón perdida,
Cogiendo flores y cantando pasa.

220px-Monumento_a_Becquer_en_el_Moncayo

Monumento a Bécquer en el Moncayo

Los modelos poéticos de Bécquer fueron varios; en primer lugar, Heine; W. S. Hendrix señaló además a Byron y Dámaso Alonso aAlfred de Musset; también el conde Anastasius Grün, y sus amigos poetas españoles, en especial Augusto Ferrán. De todos hay rastros en su poesía.

Imagen Poética

101894010288774507_AXEtTXqb_c

Su idea de la lírica la expuso en la reseña que hizo del libro de su amigo Augusto Ferrán La soledad:

Hay una poesía magnífica y sonora; una poesía hija de la meditación y el arte, que se engalana con todas las pompas de la lengua que se mueve con una cadenciosa majestad, habla a la imaginación, completa sus cuadros y la conduce a su antojo por un sendero desconocido, seduciéndola con su armonía y su hermosura. Hay otra, natural, breve, seca, que brota del alma como una chispa eléctrica, que hiere el sentimiento con una palabra y huye; y desnuda de artificio, desembarazada dentro de una forma libre, despierta, con una que las toca, las mil ideas que duermen en el océano sin fondo de la fantasía. La primera tiene un valor dado: es la poesía de todo el mundo. La segunda carece de medida absoluta; adquiere las proporciones de la imaginación que impresiona: puede llamarse la poesía de los poetas. La primera es una melodía que nace, se desarrolla, acaba y se desvanece. La segunda es un acorde que se arranca de un arpa, y se quedan las cuerdas vibrando con un zumbido armonioso. Cuando se concluye aquélla, se dobla la hoja con una suave sonrisa de satisfacción. Cuando se acaba ésta, se inclina la frente cargada de pensamientos sin nombre. La una es el fruto divino de la unión del arte y de la fantasía. La otra es la centella inflamada que brota al choque del sentimiento y la pasión. Las poesías de este libro pertenecen al último de los dos géneros, porque son populares, y la poesía popular es la síntesis de la poesía.

108719778474761197_GtO9o3Bl_c

RELATED ARTICLES