¡DILES QUE NO ME MATEN!,CUENTO DE JUAN RULFO

9fba059db226c1d5ade6d11985c1548b

79b01cd6b4a3e3d5fb8332e491a3ab4b

1625da4d5faf373c950173f611763b08

911afc58b6d186044a57ae8e84265d33

048569e0dd00ce38d81555d5cecb1a8c

a6aaddda5e9570efc48808ae22e644fa (1)

JUAN RULFO

CUENTO DE JUAN RULFO

FUENTE: http://zonaliteratura.com

-¡Diles que no me maten, Justino! Anda, vete a decirles eso. Que por caridad. Así diles. Diles que lo hagan por caridad.

-No puedo. Hay allí un sargento que no quiere oír hablar nada de ti.

-Haz que te oiga. Date tus mañas y dile que para sustos ya ha estado bueno. Dile que lo haga por caridad de Dios.

-No se trata de sustos. Parece que te van a matar de a de veras. Y yo ya no quiero volver allá.

-Anda otra vez. Solamente otra vez, a ver qué consigues.

-No. No tengo ganas de eso, yo soy tu hijo. Y si voy mucho con ellos, acabarán por saber quién soy y les dará por afusilarme a mí también. Es mejor dejar las cosas de este tamaño.

-Anda, Justino. Diles que tengan tantita lástima de mí. Nomás eso diles.

Justino apretó los dientes y movió la cabeza diciendo:

-No.

Y siguió sacudiendo la cabeza durante mucho rato.

Justino se levantó de la pila de piedras en que estaba sentado y caminó hasta la puerta del corral. Luego se dio vuelta para decir:

-Voy, pues. Pero si de perdida me afusilan a mí también, ¿quién cuidará de mi mujer y de los hijos?

-La Providencia, Justino. Ella se encargará de ellos. Ocúpate de ir allá y ver qué cosas haces por mí. Eso es lo que urge.

Lo habían traído de madrugada. Y ahora era ya entrada la mañana y él seguía todavía allí, amarrado a un horcón, esperando. No se podía estar quieto. Había hecho el intento de dormir un rato para apaciguarse, pero el sueño se le había ido. También se le había ido el hambre. No tenía ganas de nada. Sólo de vivir. Ahora que sabía bien a bien que lo iban a matar, le habían entrado unas ganas tan grandes de vivir como sólo las puede sentir un recién resucitado. Quién le iba a decir que volvería aquel asunto tan viejo, tan rancio, tan enterrado como creía que estaba. Aquel asunto de cuando tuvo que matar a don Lupe. No nada más por nomás, como quisieron hacerle ver los de Alima, sino porque tuvo sus razones. Él se acordaba:

Don Lupe Terreros, el dueño de la Puerta de Piedra, por más señas su compadre. Al que él, Juvencio Nava, tuvo que matar por eso; por ser el dueño de la Puerta de Piedra y que, siendo también su compadre, le negó el pasto para sus animales.

a98a723184d832cb3c5513aa78db57f3

Primero se aguantó por puro compromiso. Pero después, cuando la sequía, en que vio cómo se le morían uno tras otro sus animales hostigados por el hambre y que su compadre don Lupe seguía negándole la yerba de sus potreros, entonces fue cuando se puso a romper la cerca y a arrear la bola de animales flacos hasta las paraneras para que se hartaran de comer. Y eso no le había gustado a don Lupe, que mandó tapar otra vez la cerca para que él, Juvencio Nava, le volviera a abrir otra vez el agujero. Así, de día se tapaba el agujero y de noche se volvía a abrir, mientras el ganado estaba allí, siempre pegado a la cerca, siempre esperando; aquel ganado suyo que antes nomás se vivía oliendo el pasto sin poder probarlo.

Y él y don Lupe alegaban y volvían a alegar sin llegar a ponerse de acuerdo. Hasta que una vez don Lupe le dijo:

-Mira, Juvencio, otro animal más que metas al potrero y te lo mato.

Y él contestó:

-Mire, don Lupe, yo no tengo la culpa de que los animales busquen su acomodo. Ellos son inocentes. Ahí se lo haiga si me los mata.

“Y me mató un novillo.

“Esto pasó hace treinta y cinco años, por marzo, porque ya en abril andaba yo en el monte, corriendo del exhorto. No me valieron ni las diez vacas que le di al juez, ni el embargo de mi casa para pagarle la salida de la cárcel. Todavía después, se pagaron con lo que quedaba nomás por no perseguirme, aunque de todos modos me perseguían. Por eso me vine a vivir junto con mi hijo a este otro terrenito que yo tenía y que se nombra Palo de Venado. Y mi hijo creció y se casó con la nuera Ignacia y tuvo ya ocho hijos. Así que la cosa ya va para viejo, y según eso debería estar olvidada. Pero, según eso, no lo está.

b0df2d93f9b1a8996ff926651ee71d8d

“Yo entonces calculé que con unos cien pesos quedaba arreglado todo. El difunto don Lupe era solo, solamente con su mujer y los dos muchachitos todavía de a gatas. Y la viuda pronto murió también dizque de pena. Y a los muchachitos se los llevaron lejos, donde unos parientes. Así que, por parte de ellos, no había que tener miedo.

“Pero los demás se atuvieron a que yo andaba exhortado y enjuiciado para asustarme y seguir robándome. Cada vez que llegaba alguien al pueblo me avisaban:

“-Por ahí andan unos fureños, Juvencio.

“Y yo echaba pal monte, entreverándome entre los madroños y pasándome los días comiendo verdolagas. A veces tenía que salir a la media noche, como si me fueran correteando los perros. Eso duró toda la vida . No fue un año ni dos. Fue toda la vida.”

Y ahora habían ido por él, cuando no esperaba ya a nadie, confiado en el olvido en que lo tenía la gente; creyendo que al menos sus últimos días los pasaría tranquilos. “Al menos esto -pensó- conseguiré con estar viejo. Me dejarán en paz”.

ba6f7dba6a5a114351397ec334002577

Se había dado a esta esperanza por entero. Por eso era que le costaba trabajo imaginar morir así, de repente, a estas alturas de su vida, después de tanto pelear para librarse de la muerte; de haberse pasado su mejor tiempo tirando de un lado para otro arrastrado por los sobresaltos y cuando su cuerpo había acabado por ser un puro pellejo correosocurtido por los malos días en que tuvo que andar escondiéndose de todos.

d8833eb2681dfbc04ab91f96568621e2

Por si acaso, ¿no había dejado hasta que se le fuera su mujer? Aquel día en que amaneció con la nueva de que su mujer se le había ido, ni siquiera le pasó por la cabeza la intención de salir a buscarla. Dejó que se fuera sin indagar para nada ni con quién ni para dónde, con tal de no bajar al pueblo. Dejó que se le fuera como se le había ido todo lo demás, sin meter las manos. Ya lo único que le quedaba para cuidar era la vida, y ésta la conservaría a como diera lugar. No podía dejar que lo mataran. No podía. Mucho menos ahora.

Pero para eso lo habían traído de allá, de Palo de Venado. No necesitaron amarrarlo para que los siguiera. Él anduvo solo, únicamente maniatado por el miedo. Ellos se dieron cuenta de que no podía correr con aquel cuerpo viejo, con aquellas piernas flacas como sicuas secas, acalambradas por el miedo de morir. Porque a eso iba. A morir. Se lo dijeron.

Desde entonces lo supo. Comenzó a sentir esa comezón en el estómago que le llegaba de pronto siempre que veía de cerca la muerte y que le sacaba el ansia por los ojos, y que le hinchaba la boca con aquellos buches de agua agria que tenía que tragarse sin querer. Y esa cosa que le hacía los pies pesados mientras su cabeza se le ablandaba y el corazón le pegaba con todas sus fuerzas en las costillas. No, no podía acostumbrarse a la idea de que lo mataran.

Tenía que haber alguna esperanza. En algún lugar podría aún quedar alguna esperanza. Tal vez ellos se hubieran equivocado. Quizá buscaban a otro Juvencio Nava y no al Juvencio Nava que era él.

db10b7762c4b71358a36bd8b8c564ac5

Caminó entre aquellos hombres en silencio, con los brazos caídos. La madrugada era oscura, sin estrellas. El viento soplaba despacio, se llevaba la tierra seca y traía más, llena de ese olor como de orines que tiene el polvo de los caminos.

Sus ojos, que se habían apenuscado con los años, venían viendo la tierra, aquí, debajo de sus pies, a pesar de la oscuridad. Allí en la tierra estaba toda su vida. Sesenta años de vivir sobre de ella, de encerrarla entre sus manos, de haberla probado como se prueba el sabor de la carne. Se vino largo rato desmenuzándola con los ojos, saboreando cada pedazo como si fuera el último, sabiendo casi que sería el último.

e53e50e5e7c5adf920232dea44a6ed32

Luego, como queriendo decir algo, miraba a los hombres que iban junto a él. Iba a decirles que lo soltaran, que lo dejaran que se fuera: “Yo no le he hecho daño a nadie, muchachos”, iba a decirles, pero se quedaba callado. “Más adelantito se los diré”, pensaba. Y sólo los veía. Podía hasta imaginar que eran sus amigos; pero no quería hacerlo. No lo eran. No sabía quiénes eran. Los veía a su lado ladeándose y agachándose de vez en cuando para ver por dónde seguía el camino.

Los había visto por primera vez al pardear de la tarde, en esa hora desteñida en que todo parece chamuscado. Habían atravesado los surcos pisando la milpa tierna. Y él había bajado a eso: a decirles que allí estaba comenzando a crecer la milpa. Pero ellos no se detuvieron.

Los había visto con tiempo. Siempre tuvo la suerte de ver con tiempo todo. Pudo haberse escondido, caminar unas cuantas horas por el cerro mientras ellos se iban y después volver a bajar. Al fin y al cabo la milpa no se lograría de ningún modo. Ya era tiempo de que hubieran venido las aguas y las aguas no aparecían y la milpa comenzaba a marchitarse. No tardaría en estar seca del todo.

ea0396d25c92b911bfeb5bfae73d2e7c (1)

Así que ni valía la pena de haber bajado; haberse metido entre aquellos hombres como en un agujero, para ya no volver a salir.

Y ahora seguía junto a ellos, aguantándose las ganas de decirles que lo soltaran. No les veía la cara; sólo veía los bultos que se repegaban o se separaban de él. De manera que cuando se puso a hablar, no supo si lo habían oído. Dijo:

-Yo nunca le he hecho daño a nadie -eso dijo. Pero nada cambió. Ninguno de los bultos pareció darse cuenta. Las caras no se volvieron a verlo. Siguieron igual, como si hubieran venido dormidos.

Entonces pensó que no tenía nada más que decir, que tendría que buscar la esperanza en algún otro lado. Dejó caer otra vez los brazos y entró en las primeras casas del pueblo en medio de aquellos cuatro hombres oscurecidos por el color negro de la noche.

-Mi coronel, aquí está el hombre.

Se habían detenido delante del boquete de la puerta. Él, con el sombrero en la mano, por respeto, esperando ver salir a alguien. Pero sólo salió la voz:

-¿Cuál hombre? -preguntaron.

-El de Palo de Venado, mi coronel. El que usted nos mandó a traer.

-Pregúntale que si ha vivido alguna vez en Alima -volvió a decir la voz de allá adentro.

-¡Ey, tú! ¿Que si has habitado en Alima? -repitió la pregunta el sargento que estaba frente a él.

-Sí. Dile al coronel que de allá mismo soy. Y que allí he vivido hasta hace poco.

-Pregúntale que si conoció a Guadalupe Terreros.

-Que dizque si conociste a Guadalupe Terreros.

-¿A don Lupe? Sí. Dile que sí lo conocí. Ya murió.

Entonces la voz de allá adentro cambió de tono:

-Ya sé que murió -dijo-. Y siguió hablando como si platicara con alguien allá, al otro lado de la pared de carrizos:

-Guadalupe Terreros era mi padre. Cuando crecí y lo busqué me dijeron que estaba muerto. Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enraizar está muerta. Con nosotros, eso pasó.

“Luego supe que lo habían matado a machetazos, clavándole después una pica de buey en el estómago. Me contaron que duró más de dos días perdido y que, cuando lo encontraron tirado en un arroyo, todavía estaba agonizando y pidiendo el encargo de que le cuidaran a su familia.

“Esto, con el tiempo, parece olvidarse. Uno trata de olvidarlo. Lo que no se olvida es llegar a saber que el que hizo aquello está aún vivo, alimentando su alma podrida con la ilusión de la vida eterna. No podría perdonar a ése, aunque no lo conozco; pero el hecho de que se haya puesto en el lugar donde yo sé que está, me da ánimos para acabar con él. No puedo perdonarle que siga viviendo. No debía haber nacido nunca”.

Desde acá, desde fuera, se oyó bien claro cuando dijo. Después ordenó:

-¡Llévenselo y amárrenlo un rato, para que padezca, y luego fusílenlo!

-¡Mírame, coronel! -pidió él-. Ya no valgo nada. No tardaré en morirme solito, derrengado de viejo. ¡No me mates…!

-¡Llévenselo! -volvió a decir la voz de adentro.

-…Ya he pagado, coronel. He pagado muchas veces. Todo me lo quitaron. Me castigaron de muchos modos. Me he pasado cosa de cuarenta años escondido como un apestado, siempre con el pálpito de que en cualquier rato me matarían. No merezco morir así, coronel. Déjame que, al menos, el Señor me perdone. ¡No me mates! ¡Diles que no me maten!.

Estaba allí, como si lo hubieran golpeado, sacudiendo su sombrero contra la tierra. Gritando.

En seguida la voz de allá adentro dijo:

-Amárrenlo y denle algo de beber hasta que se emborrache para que no le duelan los tiros.

Ahora, por fin, se había apaciguado. Estaba allí arrinconado al pie del horcón. Había venido su hijo Justino y su hijo Justino se había ido y había vuelto y ahora otra vez venía.

Lo echó encima del burro. Lo apretaló bien apretado al aparejo para que no se fuese a caer por el camino. Le metió su cabeza dentro de un costal para que no diera mala impresión. Y luego le hizo pelos al burro y se fueron, arrebiatados, de prisa, para llegar a Palo de Venado todavía con tiempo para arreglar el velorio del difunto.

-Tu nuera y los nietos te extrañarán -iba diciéndole-. Te mirarán a la cara y creerán que no eres tú. Se les afigurará que te ha comido el coyote cuando te vean con esa cara tan llena de boquetes por tanto tiro de gracia como te dieron.

English: Photography made by Lupe for publishi...English: Photography made by Lupe for publishing purpose. Português: Fotografia feita por Lupe para divulgação do artista (Photo credit: Wikipedia)

Juvencio ValleJuvencio Valle (Photo credit: Wikipedia)

RELATED ARTICLES

José María Medina – Poemas-

POÉTICAS

Iglesia del Espíritu Santo (Zamora)
Iglesia del Espíritu Santo (Zamora) (Photo credit: Wikipedia)

Iglesia del Espíritu Santo (Zamora) (Photo credit: Wikipedia)

Biblia Abiblia
Biblia Abiblia (Photo credit: Christchurch City Libraries)

Biblia Abiblia (Photo credit: Christchurch City Libraries)

MODELOS ANTIGUOS DE INSPIRACIÓN

Según los griegos, la inspiración supone que el poeta o artista alcanza un estado de éxtasis o furor poeticus, el frenesí divino o locura poética. El artista es transportado más allá de su propia mente y recibe los pensamientos de los dioses. Platón, en Symposium 197a, Phaedrus 244, como también TeócritoPíndaro, y Aristóteles (en Poetics) argumentan que el poeta se transporta temporariamente al mundo de la verdad o comprensión divina, y es esta visión la que lo obliga a crear. Por lo tanto, las invocaciones a las musas y otros varios dioses poéticos (en particular, Apolo y Dionisio) son auténticas plegarias en busca de inspiración, para recibir el aliento del dios. El único modelo substancialmente diferente de inspiración en el mundo clásico se encuentra en el Problemata (de autoría desconocida, pero de la escuela peripatética), el cual sugiere que el origen de la inspiración se encuentra en el desbalance entre los cuatro humores. Excepto por esa teoría, VirgilioOvidio, y especialmente Cicerón insisten, como los teóricos griegos antes que ellos, que la inspiración artística es un regalo de los dioses. Cicerón, no estaba satisfecho con la figuratividad que la palabra “inspiración” había adquirido y usaba en cambio el término afflatus. Sin embargo, la inspiración es también algo que para los profetas surge de la revelación, y en alguna medida los dos conceptos se encuentran entremezclados. La revelación es un proceso consciente, donde el escritor o pintor es consciente e interactúa con la visión, mientras que la inspiración es involuntaria y se recibe sin un entendimiento cabal de lo que está sucediendo. En el cristianismo, la inspiración es un regalo del Espíritu SantoSan Pablo dijo que toda la Biblia está inspirada por Dios (Timoteo 2), y los relatos de Pentecostés hablan del Espíritu Santo descendiendo con el sonido de un viento poderoso. Esta comprensión de “inspiración” es vital para aquellos que hacen una lectura literal de la Biblia, para ellos, los autores de las escrituras si son poseídos por la voz de Dios, no “filtrarían” ni interpondrían su visión personal en el texto. Para aquellos que entienden la “inspiración” como un fenómeno menos extático (menos platónica), la personalidad humana y puntos de vista del autor harían de mediadores de la palabra santa. Para los padres de la iglesia como San JerónimoDavid era el poeta perfecto, ya que sabía negociar entre el impulso divino y la conciencia humana.

FUENTE: http://es.wikipedia.org

Español: Cristo del Espíritu Santo
Español: Cristo del Espíritu Santo (Photo credit: Wikipedia)

Español: Cristo del Espíritu Santo (Photo credit: Wikipedia)

En las sociedades nórdicas, la inspiración también era asociada con un regalo de los dioses. En forma similar a la literatura, griega, latina y romántica, los bardos nórdicos eran inspirados por un estado mágico y divino, dándole luego forma de palabras con sus mentes conscientes. Su entrenamiento era un intento de aprender a modelar las fuerzas que estaban más allá de lo humano. En el relato del Venerable Beda de Caedmon, se combinan las tradiciones cristianas y germánicas tardías. Caedmon era un pastor sin ningún entrenamiento o habilidad en componer versos. Una noche, tuvo un sueño donde Jesús le pedía que cantara. Entonces compuso el Himno de Caedmon, y a partir de ese momento fue un gran poeta. La inspiración en la historia es el producto de la gracia: no es posible buscarla (pero si desearla), es incontrolable, e irresistible, y si bien la obra del poeta comprende en forma completa su mente y su cuerpo, es fundamentalmente un don.

English: Torre del Templo Espíritu Santo
English: Torre del Templo Espíritu Santo (Photo credit: Wikipedia)

English: Torre del Templo Espíritu Santo (Photo credit: Wikipedia)

Inspiración artística

 La inspiración en la composición artística se asocia a un brote de creatividad irracional e inconsciente. Literalmente, la palabra significa “recibir el aliento,” y tiene sus orígenes en el helenismo y la cultura hebreaHomero y Hesíodo, en las primeras discusiones sobre la naturaleza de la inspiración destacan como importante tanto los aspectos rituales como los orígenes divinos del aliento de un dios. Por ejemplo tanto el oráculo de Delfos, como otras sibilas, recibían el vapor y humos divinos en una caverna dedicada a Apolo antes de realizar una profecía. En la Odisea, 22. 347-8, un poeta menciona que sus cantos fueron puestos en su corazón por los dioses.
see filename
see filename (Photo credit: Wikipedia)

see filename (Photo credit: Wikipedia)

Conceptos modernistas y modernos de inspiración

Sigmund Freud y otros psicólogos posteriores ubicaron a la inspiración en la psiquis interna del artista. La inspiración del artista era producto de un conflicto psicológico no resuelto o de un trauma de la niñez. Más aún, la inspiración podía originarse directamente en el subconsciente. En forma similar a la teoría romántica del genius y la noción resucitada del “frenesí poético,” Freud veía a los artistas como especiales, y con heridas profundas.

see filename
see filename (Photo credit: Wikipedia)

see filename (Photo credit: Wikipedia)

7 POEMAS DE JOSÉ MARÍA MEDINA

TE QUEDAS AHÍ

Te quedas ahí mirándome en la puerta

El sentido de aquella vida era trabajar

El verde no había llegado a la estación

Pero la primavera ya olía en el exterior

Cuando descansaba con la ventana abierta lo notaba

El que hablaba en sueños también lo notaba…

Juntos se reunían…decían y hablaban entre ellos

Se abrazaban y comentaban en el preciso momento

De sentarme y relajarme

La incalculada pantalla me lo decía

Si miraba y oía la perfección del mar en Moaña

Un sombrero que llevabas blanco me llamó la atención

Y me reprimía si no te lo quitabas

Me aportabas más de lo que tu creías

Aunque la satisfacción fuera más bien mía

San Dionisio RiceSan Dionisio Rice (Photo credit: paulshaffner)
Ignacia del Espíritu Santo
Ignacia del Espíritu Santo (Photo credit: Wikipedia)

Ignacia del Espíritu Santo (Photo credit: Wikipedia)

QUIÉN TIENE MANOS PEQUEÑAS

Quién tiene manos pequeñas se las arregla mejor

El que tiene la cara redonda sale mejor en pantalla

Así por lo tanto el ejemplo de lo que nos pasa social

Y políticamente no me interesa como sendero

A casa del Señor están claros los enemigos del bosque

60 años en el campo trabajando

Te conviertes en tabla de árbol rasa de buena mies

Las teas las escarpias y escamas son tus cejas repobladas

Que te vienen a cuento y para mi curiosas e importantes.

Torre de la Iglesia del Espíritu Santo
Torre de la Iglesia del Espíritu Santo (Photo credit: Wikipedia)

Torre de la Iglesia del Espíritu Santo (Photo credit: Wikipedia)

Español: Inspiración para cuento escrito de la...Español: Inspiración para cuento escrito de la tierra y las culturas. Ganador del segundo lugar en cuentos rurales 2007. (Photo credit: Wikipedia)

YA VOY EN EL OCÉANO DESVISTIENDO LAS REDES

Ya voy en el Océano desvistiendo las redes

Quizás uno me parezca mejor que otro

La lucha me da la vida decía yo…

“Hoy en día el de los barcos piratas?…

Los cuerpos habitaban desnudos”

Me da pie a esta sinrazón de las aves

Peliculeras que en el engarbo surrealista

tocaban con sus patas el polo “Artico”

de su mierda depositada a través de los millones de años…

Gente bailando abrazos consentidos

Cada uno con su isla

Un día más va a comenzar para mi

Al levantarme lo primero ando

Y si lo hago bien,

busco los recodos y examino los recuerdos.

see filename
see filename (Photo credit: Wikipedia)

see filename (Photo credit: Wikipedia)

see filename
see filename (Photo credit: Wikipedia)

see filename (Photo credit: Wikipedia)

YA ES MÁS DIFÍCIL CUANDO SE TRATA DE RAZAS

Ya es más difícil cuando se trata de razas

Senegal es solidario con Bali…

Se vende África en establecimientos

Yo bebo agua también fresquita

Pero nadie me pregunta si esto lo hago bien

Supongo que sí,el derroche del agua y la luz…

¿Por qué me preguntas lo que quiero decir? si no lo se…

Député sénégalaisDéputé sénégalais (Photo credit: Wikipedia)

EL GATO MAULLA DE FRÍO

El gato maulla de frío

Su voz anomatopeyica me recuerda al niño llorar

No queda sitio para nadie

Le di a la caza alcance…sería mi caso,

Más clásico si cabe,empieza la función…

Cómo tocas las teclas,si no tienes manos ni cuerpo que te acompañen

Me entristece ver así cercenadas las figuras

Lo entiendo todo por que veo las posibilidades

de la ciencia en primer lugar

Se que se van a superar,que se van a separar

Se que lo van a cazar

Y solucionar pensando positivamente

Que no dejan de caminar…

Hasta la próxima zozobra,

Descanso me siento y veo la realidad

He dado ya una pequeña vuelta timorata

Por todos los ámbitos y ensoñaciones

Me han servido sólo (sin lastimar a nadie)

De gran espejo ocupacional.

Virgilio's : Bread of the FishermenVirgilio’s : Bread of the Fishermen (Photo credit: Elizabeth Thomsen)

TENGO DEMASIADAS ESPECTATIVAS CON LO QUE HAY

Tengo demasiadas espectativas con lo que hay

Se lo que van a decir en qué se van a ocupar

¿Hasta dónde llegarán? (las comidas)

Los manjares de la gente todo terreno

Sin escapatoria nos ponemos límites necesarios

Establecer y aceptar por el bien común

Salud mental de alta alcurnia

Plaza do concello de Moaña, Pontevedra, Galici...Plaza do concello de Moaña, Pontevedra, Galicia (España) en julio de 2007. (Photo credit: Wikipedia)

LLEGO AL FINAL HOY DE MIS INDECISIONES POÉTICAS

Llego al final hoy de mis indecisiones poéticas

Resolutivas pero esto es el verso

Me persiguen ya los demonios

Ya no tengo otra que dormir y amanecer

Con otro debate hoy…ya te veo.

Colección de poemas escritos en la noche.2013

Dom Dionisio da Gloria CaturroDom Dionisio da Gloria Caturro (Photo credit: Penn Provenance Project)
Related articles

HOY POEMAS ESPERANZADORES:DE JOSÉ MARÍA MEDINA 25/12/2012

53550683039972001_BgbKcO1V_c

JOSÉ MARÍA MEDINA es un poeta,escritor español con cierta discapacidad física y psíquica,estudió medicina y psiquiatría con Internet,durante muchos años,”todo de manera propia autodidacta” y sin trasladarse al campus Universitario diariamente.

Madrid.

145522631678959797_Bu1udn1i_c

1.¿ESTÁS SÓLO?

Estás sólo tío Fran!…Dios mío…

De eso nada

Me conforto en la mar! espíritu de vida (vital) mental.

Iluminados son los muros anglicanos llamas de piedras,

cantos y voces angelicales quedaron en un interior solapado o terminado.

Suelta la bóveda del “siniestro” en arcadas carnales huele…

Hoy hay alegría en las almas especiales y un buen gusto estético

Ví un ápice incongruente en tu caminar suelto,

pero creo que eres muy importante “historia de amor” para seguir,

por que al principio y al final nos da miedo morir,

aunque esta sólo sea un poco solamente superable.

**********

“Estar sólos” tío Fran…allí juntos en el altar,sentados

escuchando en premonición…

no hay que tener sino luz de fé y certeza de ese momento

espectacular de huída pero tranquila muerte,

llegará después de una placentera vida real in extremis.

**********

 

176062666654382165_R9yJwwWU_c

Aceptar es de humanos y asumir las causas más cuesta todavía,

es bueno no parar para no dejar de saciar y soportar un día más

consagrado efímero y duro,

que el corazón está lleno de felicidad.

 

172544229443251025_vFJKSS3x_c

2.CLAROS Y OSCUROS

Claros y oscuros son los cristales de materia inacabada,

idénticos a tu mirar inverso dentritamente salinados y esmaltados,

ya que con gran suerte y beneplácito amanezco siempre,pero mal,

como el renacer de acontecimientos ancestrales y magnánimos,

que quedaron por resolver por la noche,

¡conocimiento universal de estragos que hay por doquier!.

“Me planto”,ante tal epigrama de versos,

para decir siempre lo mismo que dicen los astrofísicos: “Vivir es Morir”.

 

181058847490016858_SGwgcxdt_c

3.APOYO Y AYUDA

Apoyo al público que se restringe pero rastrea

el aroma de sus vidas más queridas y conseguidas

hasta sus últimas consecuencias e infinitamente.

Así en esencia y principalmente desaparece,

el principio terrenal,

hasta el comienzo  del tiempo inverso de la creación,

donde la masa y el espacio se unirán

ejemplarmente con la verdad necesaria y total…?

Los progenitores orgullo de un pueblo que avanza con el infinito,

elevado a la eternidad con perdón racional,

y cognición de “Dios manera”…

que así simplemente,sencillamente,vivimos todos.

 

273945589803166369_WOk98a80_c

 

RELATED ARTICLES